martes, 29 de marzo de 2016

Antoine de Saint-Exupéry “Un legado de Magia, Belleza y Ternura”


“Me sorprendí al comprender de pronto el misterioso resplandor de la arena. Cuando era muchachito vivía yo en una antigua casa y la leyenda contaba que allí había un tesoro escondido. Sin duda, nadie supo descubrirlo y quizás nadie lo buscó. Pero encantaba toda la casa. Mi casa guardaba un secreto en el fondo de su corazón.”


Este es el relato de la vida de Antoine de Saint-Exupéry; el mítico autor de la maravillosa obra literaria “El Principito”; uno de los libros más populares de la literatura universal, traducido a más de 180 idiomas; un cuento que nos hace volar sobre las alas de la imaginación a través de la poesía; regándonos de magia y ternura para adentrarnos en la esencia más íntima de nuestro corazón…

Su Niñez y Juventud:
Un 29 de junio del año 1900 en la ciudad francesa de Lyon, nacía Antoine Marie Jean-Baptiste Roger de Saint-Exupéry. Él provenía de una familia noble que formaba parte de la aristocracia francesa. Su padre se llamaba Jean de Saint-Exupéry; un importante ejecutivo de una empresa de seguros y su madre Marie de Fonscolombe; de quien se decía que tenía una gran sensibilidad artística. Antoine fue el tercero de cinco hermanos; Marie Madeleine, Simeone, él, su hermano menor Francois y su pequeña hermana Gabrielle. 

A la edad de cuatro años tuvo que sufrir la pérdida de su padre un 14 de marzo de 1904; víctima de un ataque cerebral. Su madre en este entonces estaba embarazada de Gabrielle, forzados entonces por este infortunio la familia se vio obligada a residir en el castillo de La Mòle, propiedad de su abuela materna en la ciudad de Provenza y en el castillo de Saint Maurice de Remens, en la ciudad de L’Ain; propiedad de su tía; Madame de Tricaud. En 1908 ingresa a estudiar en las Escuelas Cristianas de Lyon, terminando sus estudios primarios en el colegio jesuita de Sainte Croix du Mans, donde permanece desde el año 1909 hasta el 1914. Nos cuentan que los maestros de Antoine lo juzgaban por ser “fantasioso”. Los veranos junto a su familia serían inolvidables; se lo pasaban entre juegos, cantos, representaciones teatrales, paseos y además aprendían a tocar instrumentos. Allí su madre empezaría a narrarle los cuentos de Andersen. Durante el año 1910 comenzaría a darle vida a sus primeros dibujos y escritos. Corriendo el año 1914 obtiene un premio de redacción por el que sería su primer ensayo literario llamado “Odisea de un sombrero de copa”. Ese mismo año estallaba la Primera Guerra Mundial y pronto se vería separado de su madre; la que se trasladaría al frente de batalla para asistir como enfermera a los soldados heridos. Se dice que a los 12 años de edad realizó su primer vuelo, merced a la invitación realizada por un piloto profesional al conocer los deseos de Antoine de convertirse algún día en aviador. 

Antoine termina el Bachillerato en 1917; año en el que sufriría una segunda perdida familiar; esta vez su hermano pequeño Francois a causa de un aquejado reuma en las articulaciones. Al siguiente año se inscribe en la Escuela Naval del Liceo Saint Louis, trasladándose a la ciudad de París. Ya finalizada la guerra; en octubre de 1919 se inscribiría en la Escuela de Bellas Artes, en la especialidad de Arquitectura.

Sus Inicios:
Durante el cumplimiento del servicio militar; trabajó en los talleres del 2º Regimiento de Aviones de ataque en Estrasburgo. Aprende allí a pilotear bajo la dirección de Robert Aéby. A fines del año 1921 es trasladado a Casablanca, al 37º Regimiento de aviación de caza, obteniendo su título de piloto civil el 23 de diciembre de ese año. Al siguiente año consigue la licencia de piloto militar. A los pocos días es trasladado a la base de Avord con la intención de realizar un curso de observador aéreo, recibiendo al poco tiempo el grado militar de Alférez, ingresando al 34º Regimiento de aviación en Le Bourget, cercano a la ciudad de París. A partir de noviembre de 1926, se incorpora a la Compañía Aeropostal. Al siguiente año, junto a Vacher, Estienne Guillaument, Mermoz y otros compañeros; establecieron el correo aéreo entre Toulouse y Casablanca en su principio, y entre Casablanca y Dakar posteriormente. El 13 de junio de 1929 llega a la ciudad de Buenos Aires, donde se reúne con antiguos compañeros, allí es nombrado Director de la Aeroposta Argentina; filial de la Aéropostale, donde es encargado de organizar la red de América Latina. Al siguiente año es nombrado “Caballero de la Legión del Honor” por sus servicios prestados en Cabo Juby. Al poco tiempo, entre el 13 y el 18 de junio Antoine sobrevuela la Cordillera de los Andes en busca de su compañero Guillaumet; quien se había perdido durante un vuelo a causa una tempestad. 

En su estadía en la ciudad rioplatense de Buenos Aires, Antoine conoce a Consuelo Suncín; viuda del periodista argentino Gómez Carrillo, con la que contraería matrimonio en 1931 en Francia. Al siguiente año se reincorpora al servicio de la Aeropostal; navegando entre Marsella y Argel, también escolta el correo hasta la ciudad de Dakar. Durante el año 1933 todas las líneas aéreas son reagrupadas bajo el nombre de Air France, donde Antoine se desempeña como agregado del servicio de propaganda, cumpliendo de esta manera, misiones en su país y en el extranjero.

Accidente en el Desierto:
En noviembre de 1935 Saint-Exupéry en compañía de su mecánico Prévot y de Jean Marie Conty realizan un raid de 11.000 kilómetros alrededor de las costas del Mediterráneo, para presentar a la compañía aérea Air France. Al culminar esta travesía, el cineasta Raymond Bernard pone en rodaje la película “Anne-Marie”, con el guion cinematográfico de Antoine. A los pocos días se realiza otro raid con la intención de conectar París y Saigón en menor tiempo que cualquier otro piloto, por un premio de 150000 francos. Saint-Exupéry y su mecánico despegan el 29 de diciembre en un avión Cuadron C-630 Simoun N7041 con matrícula F-ANRY. El 30 de diciembre a las 14:45 horas, luego de viajar 19 horas y 38 minutos, Antoine y Andre Prévot tuvieron un aterrizaje forzoso, estrellando el avión a una velocidad de 260 kilómetros por hora, contra la elevación de una meseta en la parte de Libia del desierto de Sáhara a unos 200 kilómetros de distancia de la cuidad de El Cairo. Ambos sobrevivieron al accidente pero sufrieron rápidamente los estragos de una rápida deshidratación en el desierto. El único alimento con el que contaban eran uvas, dos naranjas y una pequeña ración de vino. Luego de deambular por el desierto durante tres días, Saint-Exupéry y Prévot fueron hallados por una caravana de beduinos que se dirigían a El Cairo, donde recibirían atención médica, ya que su grado de deshidratación en ese entonces era tal, que ambos ya habían dejado de transpirar. Nos cuentan que ambos sufrieron alucinaciones visuales y auditivas en el desolado Mar de Arena Del Sahara…

Un Piloto Sin Igual:
En 1937 Antoine regresa a España donde había estallado la guerra civil, luchando en la misma junto a sus compañeros Hemingway, Joseph Kessel y John Dos Passos. En agosto de ese mismo año, tras un corto viaje por Alemania, queda horrorizado por la barbarie nazi. Un año después, participa en un nuevo raid, con la intención de unir esta vez, la cuidad de Nueva York y Tierra Del Fuego. 

El 15 de febrero al partir del aeropuerto de Guatemala, el avión se estrella violentamente a consecuencia de estar muy cargado, Antoine y Prévot resultan gravemente heridos por el accidente, pasando cerca de un mes en el hospital en recuperación. En 1939 es propuesto como oficial de la Legión de Honor. Mientras tanto, en los Estados Unidos, con el título de “Wind, sand and star”, Antoine recibe el National Book Award. Ese mismo año, tras haberse desencadenado la Segunda Guerra Mundial, el 4 de setiembre es movilizado en Tolosa como instructor de vuelo, integrando también, el Grupo de Reconocimiento 2/33 acampado en Orconte. Un año después, en 1940, recibe la Cruz de Guerra y se dirige en noviembre a Nueva York. El 4 de mayo de 1943 viaja a las tierras de Argel; donde se reúne con el Grupo de Reconocimiento 2/33, en Marruecos. Al poco tiempo, en agosto de ese año, es destinado a la reserva, considerado demasiado mayor para seguir volando. 

Al poco tiempo, viaja a la cuidad de Nápoles en Italia, donde solicitan voluntarios para realizar misiones. Apoyado por el Coronel Chassin vuelve a incorporarse al Grupo de Reconocimiento 2/33 instalado en I´Alghero, Cerdeña. Allí se le asignan 5 misiones, pero Antoine termina realizando un total de 8.

Su Último Despegue: 
Su última misión asignada fue una de reconocimiento en la llamada “Operación Dragón”, donde la finalidad era recabar información de inteligencia sobre los movimientos de las tropas alemanas en el valle del Ródano y sus alrededores antes de la invasión aliada del sur de Francia. La noche del 31 de julio de 1944, despegó a bordo de un avión P-38 sin armamento de una base aérea en Córcega, pero jamás regresó. Una mujer informó haber visto un accidente aéreo el 1 de agosto alrededor del mediodía, cerca de la Bahía de Carqueiranne junto a Tolón. “Cuando mires al cielo, por la noche, como yo habitaré en una de ellas, como yo reiré en una de ellas, será para ti como si rieran todas las estrellas. Tú tendrás estrellas que saben reír.”

Hallazgos En El Fondo Del Mar:
Durante el verano de 1998, un pescador llamado Jean-Claude Bianco, encontró al este de la isla de Riou, al sur de Marsella, una pulsera de plata con el nombre de Saint-Exupéry y de su esposa Consuelo, la pulsera también llevaba los nombres de sus editores Reynal y Hitchock. Dos años más tarde, un buzo llamado Luc Vanrell, halló los restos de un avión P-38 esparcidos en el fondo del mar, frente a las costas de Marsella, cerca del lugar donde fue hallado el brazalete. En octubre de 2003 fueron recuperados los restos del avión. Un año más tarde, el 7 de abril de 2004, los investigadores del Departamento de Arqueología Subacuática, confirmaron que los restos encontrados eran en efecto los del avión P-38 F-5B de reconocimiento de Antoine Saint-Exupéry. Dos meses más tarde, los restos encontrados fueron entregados al Museo del Aire y del Espacio en Le Bourget. 

Tanto la ubicación del lugar del accidente y del sitio donde fue hallado el brazalete, se encuentran a menos de 80 kilómetros por mar de Carqueiranne, donde fue hallado el cadáver de un soldado francés desconocido; esto despierta la posibilidad de que el cuerpo fue arrastrado hasta ahí por las corrientes marinas. En marzo de 2008, un ex piloto de la Luftwaffe narró a un periódico de Marsella llamado “La Provence”, haber atacado y derribado un P-38 Lightning el 31 de julio de 1944 en la zona donde fue hallado el avión de Antoine. 

El ex piloto Horst Rippert cuenta que se encontraba en una misión de reconocimiento sobre el Mar Mediterráneo, cuando atacó un avión con emblema francés de las mismas características que el de Saint-Exupéry cerca de Tolón, estrellándose luego en el mar. Este es el segundo ex piloto de la Luftwaffe junto a Robert Heichele, en afirmar haber derribado el avión de Antoine. En el sexagésimo aniversario de su muerte, fueron realizadas dos ceremonias conmemorativas, una en Marsella y otra en el aeropuerto de Bastia en Córcega, cercanos al lugar donde habría ocurrido su muerte y su último despegue respectivamente. Allí fueron colocadas flores y se celebró una misa, asistiendo a la misma un familiar del aviador. Según palabras de Hellen Ferro; “Su biografía es la de esos héroes inverosímiles de las películas americanas”.


Su Obra Y Su Legado:
Su despegue literario comienza en 1925, cuando publica el cuento “El aviador”, en la revista “Le Navirre D´Argent”. En 1927 es destinado a un puesto en el Sahara, en el que permaneció durante dieciocho meses, trabajando allí en su primer libro “Correo del Sur”, que es publicado en 1928. 

En 1931 se publica “Vuelo nocturno”, novela con la que alcanzó un señalado éxito, contribuyendo a que el escritor André Gide le firmara el prefacio del mismo; “Creo que lo que más me gusta de este relato estremecedor, es su nobleza. Conocemos de sobra las debilidades, los abandonos, las caídas del hombre, y la literatura de nuestros días es habilísima para denunciarlos, pero es esa capacidad para superarse a sí mismo que logra la voluntad tensa, lo que sobre todo necesitamos que nos muestre”. Al poco tiempo esta novela es destacada con el premio Férmina. Luego sería premiado nuevamente con el valioso galardón literario “El Gran Premio de Novela de la Academia Francesa” por su libro “Tierra de hombres” publicado en 1939. 

Años después en 1942 publica “Piloto de guerra”, libro que estuvo durante seis meses en el primer lugar de la nómina de los best-sellers norteamericanos. Al siguiente año, publica en Nueva York, su libro más bello y conocido; “El principito”. También el mismo año publica “Cartas a un rehén”. 

Luego de su muerte, serían publicados “Ciudadela” en 1948, “Cartas de juventud” y “Cuadernos” en 1953, y “Un sentido a la vida” en 1956. 
Es importante destacar que aparte de su labor como aviador y escritor, Antoine también se desempeñó como periodista, visitando Rusia en 1935 como enviado de “Paris-Soir” y luego España en 1937, con la intención de escribir sobre la guerra civil que en ese entonces dividía la nación. 

En su faceta de periodista, Antoine realizó grandes reportajes y dictó numerosas conferencias. Según señala Pierre de Boisdeffre; “No basta con decir que Saint-Exupéry fue un héroe, lo fue sin tacha. No trató de dejar una cicatriz en la tierra, aún a expensas de sus semejantes. No están ensangrentadas sus manos; tomó sucesivamente la defensa de los republicanos españoles y de los judíos perseguidos, como también la de los franceses extraviados. No buscó la gloria para sí, y por eso nada ha empañado la suya. El genio de la infancia lo habitó, como a Bernanos, hace de él uno de nuestros escritores más humanos y da a su obra un rasgo de inocencia y amistad”. 

Sin duda alguna, Antoine de Saint-Exupéry fue un aviador que conquisto otras alturas mucho más sutiles; “Solo los niños saben lo que buscan”. Hallamos en su obra “El principito”; un canto a la poesía, la originalidad, la profundidad de pensamiento y reflexión sobre nosotros mismos, donde exalta la pureza del Amor, el valor de la Amistad; “Crear lazos-explicó el zorro. Para mí no eres todavía más que un muchachito semejante a cien mil muchachitos. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero, si me domesticas tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo” y la necesidad de Justicia; “Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás” y como bien señala; “La autoridad reposa, en primer término, sobre la razón”.

Su dulzura enaltece el Alma en la nobleza de un espíritu elevado. “El principito” es un conmovedor relato, mezcla de belleza y ternura, con el que se deleitan en la mística de sus palabras, tanto niños, jóvenes y adultos, aunque este muchachito de ojos azules y cabellos dorados que amaba las puestas del sol siempre decía que; “Las personas mayores nunca comprenden nada por si solas y es cansador para los niños tener que darles siempre y siempre explicaciones”

Este es un personaje que perdurará para siempre en nuestro corazón y memoria, su ternura y amabilidad palpitarán en nuestro interior, así como su risa y el amor hacia su rosa, única en el mundo. Y al observar cada noche las estrellas, no debemos olvidar que “Lo esencial es invisible a los ojos”. Ha llegado la hora de despegar por este fantástico vuelo por la magia y pureza de “El principito”… “Hace millones de años que las flores fabrican espinas. Hace millones de años que los corderos comen igualmente las flores. ¿Y no es serio intentar comprender por qué las flores se esfuerzan tanto en fabricar espinas que no sirven nunca de nada?¿No es importante la guerra de los corderos y las flores?¿No es más serio y más importante que las sumas de un Señor gordo y rojo?¿Y no es importante que yo conozca una flor única en el mundo, que no existe en ninguna parte, salvo en mi planeta, y que un corderito puede aniquilar una mañana, así, de un solo golpe, sin darse cuenta de lo que hace? Esto, ¿no es importante?”

Bibliografía: 

* “Saint-Exupéry: A Biography” – Stacy Schiff 
* “Antoine de Saint-Exupéry: His Life and Times” – Curtis Cate 
* “Mysterious wartime death of French novelist” – Martin Buckley 
* “El Principito " – Antoine de Saint-Exupéry

© 2016 Jorge Nicolás Martínez. Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario