miércoles, 9 de noviembre de 2016

"La Balada Del Adiós"


El cielo se torna gris,
Febrero sin ti,
la lluvia se refleja en mí
como un frágil cristal.

En la bóveda azul danzan los astros,
se detiene el mundo al oír tu voz,
destellos de nácar se divisan en el mar,
se proyectan en mi alma voces del más allá
desde el callejón de los sueños sin voz…

Corazones valientes, tango errante, una canción…
“Sabe el viento que eres la flor de mi herida…
Heridas al viento con la sangre de tu piel”
errantes del camino, camino incierto sin final.

La daga seduce al corazón,
mientras la muerte acaricia al amor.
Una lágrima azul ennoblece al silencio,
no encontramos la encrucijada, no escuchamos la voz…

El eco de las caricias nos encuentra en la noche,
tan distantes al no sentir el calor,
queda en la memoria aquel amanecer
aquellos besos que no encontraré.

Llueve en el Alma, las manos manchan la pared...
un vodka para el olvido, un trago de hiel...
te has llevado la vida,
has dejado el dolor…

Nuevamente el frio me encuentra,
en la inmensa soledad de la habitación,
en el vacio de la nostalgia de las ganas,
en el sonido del silencio de la ausencia de una canción:
“La daga acaricia al corazón…
La muerte seduce al amor”


© 2016 Jorge Nicolás Martínez. Todos los derechos reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario